Que un cantante llegue a una edad avanzada cantando puede ser frecuente, pero que debute a una edad como los 64 años y pueda hacerse popular ya es de record Guinness. Ese es el caso de la colombiana Irene Martínez que comenzó a cantar muy mayor e hizo su primera grabación a los 75 o su prima Emilia Herrera, La niña Emilia, quien debutó a los 51.

Ambas, de origen campesino, fueron muy populares en el Caribe Colombiano en los años ochenta del siglo pasado, incursionando en la música folklórica de la región con alegres temas picarescos que en sus voces trasmitían la alegría de vivir propia de los costeños. Irene llegó a grabar más de doscientas canciones y Emilia, recordada por sus excentricidades al usar uñas de oro o anillos en todos los dedos y perennes gafas oscuras, otras tantas.

Desaparecieron casi simultáneamente en 1993: La muerte de Irene por un cáncer de garganta precedió en menos de un mes a la de la Niña Emilia, dejando el recuerdo de dos mujeres que sin instrucción musical fueron capaces de llegar a sus paisanos con su música.

Presento una canción de cada una de ellas, artistas pintorescas donde las haya, para mostrar otro tipo de música popular colombiana muy apreciada en fiestas y carnavales.

.

IRENE MARTINEZ: EL CHICLE

.

. LA NIÑA EMILIA: EL PAJARO PICÓN SE VA .